Blog

Noticias y Análisis

La prueba relativa a conversaciones de whatsapp

En la era digital que llevamos viviendo desde hace ya algunos años, han aparecido nuevas fuentes de prueba relacionadas con la información contenida o transmitida por medios electrónicos, motivo por el que se hace necesario analizar el medio de prueba en virtud del cual esa información entra en un proceso judicial .

Como decía, las fuentes de prueba de naturaleza digital se han multiplicado a lo largo de todos éstos años con la aparición de nuevas aplicaciones informáticas en distintos y variados soportes, si bien todas estas fuentes deben introducirse en cualquier procedimiento judicial a través de alguno de los medios de prueba legalmente previstos.

Los datos contenidos en un dispositivo electrónico han de ser aportados al proceso en un soporte determinado, lo que determinará el medio de prueba utilizado, siendo que todos los medios probatorios previstos por la Ley son aptos para incorporar al proceso los datos electrónicos, ello debido por ejemplo a que su contenido puede ser impreso en papel y resultando en dicho caso de aplicación el régimen jurídico de la prueba documental.

Por otro lado pueden ser aportados al proceso mediante la incorporación de los datos contenidos en soporte electrónico, resultando de aplicación el régimen jurídico de la prueba del artículo 299.2 de la LEC  que se contiene en los arts. 382 y 384 de la LEC, si bien hay que tener en cuenta que esos datos también pueden ser aportados al procedimiento a través de otros medios de prueba más habituales como son la pericial, o el interrogatorio de parte y donde se conteste a preguntas relativas a la realidad de la emisión o recepción de mensajes vía whatsapp.

Podría decirse que lo más adecuado sería aportar al proceso el propio dispositivo electrónico (teléfono móvil), junto con copia escrita de los mensajes que han de comprender la prueba para que, por el Letrado de la Administración de Justicia, se proceda al cotejo de dichos mensajes; o bien para que sea objeto de reconocimiento judicial, incluso en el propio acto del juicio. También se podrá aportar un acta notarial referido al contenido de la concreta conversación de WhatsApp.

En estos casos la prueba es totalmente válida sin perjuicio de la valoración de su eficacia probatoria por el Juez o de que la parte contraria lo impugne, ante lo que podríamos solicitar una prueba pericial relativa a la integridad de los mensajes, o la aportación del otro dispositivo implicado en la conversación o, para el caso de grupos de Whatsapp, también se podrá aportar al proceso otro u otros dispositivos electrónicos que participen en el grupo, junto con la testifical de sus respectivos titulares.

En definitiva y para el caso en que la prueba sea impugnada, la jurisprudencia es partidaria de la suma de indicios, que es la fórmula usada por la Audiencia Provincial de Madrid. Es decir, confrontar la conversación de whatsapp con otras pruebas (testigos, documentación, etc.) y con la postura de las partes implicadas.

 

 

 

Leave a Reply