Blog

Noticias y Análisis

Las parejas de hecho, ¿tienen derecho a pensión compensatoria?

La pareja de hecho es una opción que ha ido cogiendo auge en los últimos tiempos, y así mismo la regulación que se ha hecho de ella es ciertamente temprana, las diferencias entre el matrimonio y la pareja de hecho, han sido objeto de innumerables artículos, y la gente de a pie, conoce a grandes rasgos la diferencia, es en los pequeños detalles donde nos perdemos al intentar aplicar por analogía los mismos derechos que tiene el matrimonio a la pareja de hecho.

En el presente artículo, nos centraremos en la pensión compensatoria a la que tienen derecho las parejas que contrajeran matrimonio, en virtud del art. 97 del Código Civil, lo primero que debemos decir es que la pensión compensatoria en la ruptura de parejas de hecho no es viable  pretendiendo que por analogía se aplique el precepto que daría sustento a esa solicitud si de un matrimonio se tratase.

Por lo tanto, ya que no se puede aplicar por analogía el articulo artículo 97 del Código civil, hay que utilizar otras vías analógicas para la obtención de indemnizaciones cuando se produzca la ruptura de la unión de hecho , siempre que concurran los requisitos que la jurisprudencia tiene delimitados en su aplicación, como por ejemplo aplicando la figura de la acción de enriquecimiento injusto.

El Tribunal Supremo, se ha pronunciado al respecto, en la Sentencia de 12 de septiembre de 2005, dictada en sintonía con la de 25 de septiembre hecha con la finalidad de fijar una línea jurisprudencial uniforme para dar solución al problema jurídico derivado de la finalización de las relaciones estables de pareja, fundamentalmente cuando no existe norma legal que determine sus consecuencias.

La Sentencia del Tribunal Supremo 12.09.2005, establece que para el estudio de las pretensiones indemnizatorias en el caso de ruptura unilateral o no de una unión de hecho, hay que traer, a colación las siguientes posiciones:

a)  Los efectos económicos serán únicamente, en su caso, los que los propios miembros de la pareja hayan previsto mediante pacto, con la misma libertad con la que decidieron unirse y con los límites generales del art. 1255 CC. En definitiva, a falta de pacto entre los miembros de la unión, cada uno asume las consecuencias económicas de la ruptura, porque, si libre fue la unión, igualmente libre tiene que ser la ruptura para cualquiera de ellos.

b) También hay que tener en cuenta las posiciones que se basan en la anterior postura, pero que, sin embargo, afirman que todo lo antedicho no excluye, evidentemente, el reconocimiento de efectos jurídicos de la ruptura unilateral de las uniones de hecho. Pero serán efectos jurídicos derivados o propios de la institución que en cada caso proceda y no precisamente del matrimonio. Así, en la actualidad es frecuente la adquisición de vivienda en proindiviso, incluso por personas que piensan contraer matrimonio en un futuro más o menos próximo, y en tal caso lo procedente será aplicar las reglas de la disolución de la comunidad de bienes o “división de la cosa común”, según los arts. 400 y siguientes del Código Civil.

Finalmente, no cabe excluir radicalmente la aplicabilidad del art. 1902 CC, pero siempre exigiendo la plena concurrencia de todos sus requisitos, y, naturalmente, rechazando que la simple decisión de ruptura, aún sin causa alguna, constituye culpa o negligencia determinante de un deber de indemnizar, pues en tal caso se estaría creando algo muy parecido a la indisolubilidad de la unión de hecho o a su disolubilidad solamente previo pago.

c) Por último, las posiciones que permiten en general la posibilidad de reclamación indemnizatoria, con fundamento en la fuerza expansiva de la norma, lo que permitirá la aplicación de los artículos 96, 97 y 1438 del Código Civil, a través de la analogía existente entre el matrimonio y las uniones de hecho como instituciones comprendidas dentro del derecho de familia.

La regulación que se ha hecho de la presente cuestión, es ciertamente temprana, y por lo tanto no existe una  normativa única para todo el territorio español.

Leave a Reply