Blog

Noticias y Análisis

Prohibición de grabar a tus empleados sin previo aviso. Violación intimidad y privacidad.

Así lo ha declarado una reciente Sentencia del tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), el cual ha condenado a España por no proteger la privacidad de cinco cajeras de un supermercado que fueron despedidas tras ser grabadas por una cámara oculta, cuya existencia era desconocida por éstas.

El mencionado supermercado, llevaba tiempo dándose cuenta de que faltaba dinero y comenzaron a sospechar de sus cajeros y empleados, por ello anunciaron que procederían a incorporar cámaras de vigilancia en las entradas y salidas del establecimiento; sin embargo, no les informaron de que igualmente pondrían cámaras ocultas para “pillarles infraganti”.

Y así fue, el supermercado descubrió que cinco de sus cajeras estaban robando; escaseaban los productos de las cestas y luego los anulaban y éstas consentían a clientes y compañeros abandonar la tienda con productos que no habían pagado. Llegaron a confesar que ayudaron a sus compañeros de trabajo y a los clientes a robar productos y a hacerlo ellas mismas.

Ante estos hechos, el establecimiento despidió a sus cinco empleadas, y fue entonces cuando decidieron impugnar su despido ante los tribunales españoles, alegando que habían sido vulnerados sus derechos a la vida privada e intimidad, ya que en ningún momento consintieron ser grabadas en sus puestos de trabajo. Estos tribunales españoles confirmaron los despidos y fue cuando estas cajeras recurrieron ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

El fallo establece que no se cumplió con lo establecido en la Ley de protección de datos personales española, que incluye “la obligación de informar previa, explícita, precisa e inequívocamente” a los empleados.”

La sentencia ha sido aprobada con seis votos contra uno, aunque la decisión de indemnizar a las cajeras con 4.000 euros por daños morales ha recibido 4 votos contra tres.

Por todo ello, hay que tener en cuenta que la empresa debe cumplir con la legislación en materia de videovigilancia y el derecho de información y en la recogida de datos personales (art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos), ya que, si va a proceder a instalar cámaras en el centro de trabajo, deberá instalar distintivos informativos. El incumplimiento de estas medidas se considerará una infracción leve y la empresa podrá enfrentarse a multas muy elevadas.

Leave a Reply